• Exiliados en España reciben apoyo económico por representantes de fundación estadounidense

lanoticiadigital.net

Los nicaragüenses que se encuentran exiliados en España, a raíz de la crisis sociopolítica que se agudizó desde abril de 2018 en Nicaragua, expresaron que tienen el deseo de retornar a su patria, una vez que se lleven a cabo elecciones presidenciales donde se respete la voluntad ciudadana y retorne la institucionalidad democrática.

Este clamor de los nicaragüenses fue escuchado por Rafael Estrada, presidente de Fundación Nicaraguans for Justice, Security and Prosperity durante un encuentro en Zaragoza donde además de entregar ayuda económica a 20 familias exiliadas, exigió al régimen totalitario de Daniel Ortega, que cese las violaciones a los derechos humanos, que permita la observación electoral internacional para garantizar resultados irrefutables.

Estrada es un nicaragüense radicado en Estados Unidos, que presentó un informe sobre la crisis sociopolítica que inició en abril de 2018 y que ha desatado una represión nunca antes vista en Nicaragua. Simpatizantes del partido gobernante (Frente Sandinista de Liberación Nacional, FSLN), con armas de fuego, intimidan a los opositores, reprimen las manifestaciones pacíficas, torturan y asesinan impunemente cuya cifra asciende a 328 muertos, según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), aunque organizaciones locales elevan la cifra a más de 651.

Estrada hizo un llamado a la comunidad internacional, que permanezcan atentos a la situación que atraviesa Nicaragua.

“Ningún nicaragüense debe de ser procesado judicialmente por levantar la bandera nacional azul y blanco, debe de prevalecer el pluralismo político y el respeto a la libertad ciudadana y la libertad de prensa”, afirmó Estrada.

EL ÉXODO DE EMIGRANTES NICARAGÜENSES

Durante el encuentro, Debbie Mendieta quien emigró a España junto a sus tres hijas, entre ellas dos menores de edad, en agosto del año anterior, cansada del asedio y las amenazas por parte de simpatizantes del partido de gobierno en la ciudad de Carazo, Nicaragua, calificó como oportuna la ayuda económica para solventar algunas necesidades en el hogar.

“La decisión de emigrar y solicitar exilio fue la decisión más drástica que he tomado en mi vida, dejé atrás mi casa y mi empleo por la seguridad de mi familia”, afirmó Mendieta, una de las 20 exiliadas nicaragüenses que recién fue beneficiada con ayuda económica por parte de la Nicaraguans for Justice, Security and Prosperity con sede en estados Unidos.

La nicaragüense exiliada narró que, en su país, cualquier persona que simpatice con el partido gobernante, te denuncia únicamente por el hecho de ser opositor o por haber participado de las protestas.

Debbie Mendieta

“Entraron a mi casa, intentaron violarme, estaba sola y al mismo tiempo estaban deteniendo a mi hija en la universidad, luego de eso dije que no iba a esperar ni un minuto más y viajamos para España”, expresó Mendieta, una de las 20 exiliadas que fue beneficiada con una ayuda económica por parte de la Fundación Nicaraguans for Justice, Security and Prosperity con sede en Chicago, Estados Unidos.

“Me siento muy contenta de que la fundación este apoyando a los exiliados, solo el hecho de que nos escuchen y que podamos desahogarnos, expresar nuestra inconformidad en relación a lo que sucede en Nicaragua, cosa que en nuestro país no podíamos hacer, me siento mejor, y espero que sigan apoyando a los nicaragüenses exiliados”, dijo Mendieta, una madre soltera quien emigró hace cinco meses con sus tres hijas de 8, 10 y 19 años.

Según Mendieta, respaldó las protestas antigubernamentales porque su hija de 19 años quien era universitaria se unió a las manifestaciones que se originaron después del 18 de abril de 2018.

“Es difícil sobrevivir en el exilio, sobre todo porque carecemos de trabajo, tenemos dificultades para alquilar un piso, salimos de Nicaragua para empezar de nuevo, pero aún no hemos iniciado”, dijo Mendieta de 40 años, quien radica en Zaragoza y espera que pronto las autoridades de migración le otorguen un permiso laboral.

La ayuda económica la recibieron 20 familias exiliadas por parte de Rafael Estrada, presidente de la Fundación el 12 de febrero en un restaurante de la ciudad de Zaragoza, España.

Estrada, logró conocer las necesidades económicas que atraviesan los exiliados, además de su preocupación por carecer de documentos para acceder a un trabajo. Los beneficiarios fueron seleccionados porque han conocido que están atravesando por serias necesidades. Recibieron 100 euros en febrero e igual cantidad recibirán en marzo y se proyecta ampliar la ayuda a otras 20 familias.

“Queremos denunciar que en Nicaragua se siguen cometiendo crímenes en contra del pueblo por orientaciones del dictador Daniel Ortega y exigimos justicia y elecciones libres y justas, y que la comunidad internacional siga denunciando los abusos que se comenten”, manifestó Estrada.

EMIGRACION AFECTA A LAS REGIONES

Por su parte, Marvin Marenco huyó de Nicaragua el pasado 27 de marzo de 2019 por la situación económica y cansado del asedio por parte de sujetos y por la razón de ser opositor al gobierno.

Marvin Marenco

“Estamos agradecidos, recibimos con beneplácito la ayuda que nos está brindando la fundación norteamericana, porque con esa ayuda vamos a mermar un poco la dificultas económica que pasamos en este país, porque el estar en un país extranjero es muy difícil, pero estamos conscientes que poco vamos a salir adelante”, comentó Marenco de 36 años y originario de la capital nicaragüense.

Marenco reconoció que en Managua tenía una situación estable, contaba con trabajo y lograba solventar las necesidades de su familia.

“De los casi 10 meses que tengo de vivir en Zaragoza, solo 2 meses he logrado trabajar, pero agregó con el apoyo económico de su esposa que trabaja como cuidadora de adulta mayor, logran enfrentar sus necesidades como exiliado”, resaltó Marenco.

Otro exiliado que reside en Zaragoza y que fue beneficiado con la ayuda de la fundación norteamericana es Remberto Reyes, quien señaló que su integridad física como la de su esposa y su hija corrían peligro en la ciudad de Chinandega por la persecución y amenazas de paramilitares afines al partido gobernante, solo por el hecho de haber participado en las protestas, estar en desacuerdo con las leyes aprobadas por el gobierno y de ser identificado como opositor.

Remberto Reyes

“Un hombre armado a bordo de una bicicleta me seguía, llegaba al barrio donde yo vivía en Chinandega, me sentí asediado y que mi vida corría peligro y por eso decidí emigrar en octubre de 2018, pasé una situación muy dura como exiliado porque era empezar de nuevo”, aseguró Reyes de 37 años.

 

“Es la primera vez que estoy siendo beneficiado con una ayuda aquí en España, agradezco a la fundación por su ayuda económica, que voy a invertirlo en el pago del alquiler del piso del lugar donde habito”, resaltó Reyes quien mencionó que tiene la esperanza de retornar a Nicaragua cuando se produzca un cambio de gobierno que garantice estabilidad y seguridad.

Comunidad de inmigrantes en España

La Fundación sin fines de lucro Nicaraguans for Justice, Security and Prosperity con sede en los Estados Unidos tiene como principal objetivo la defensa de los derechos humanos de los nicaragüenses, ayuda económica, subvenciones para proyectos autosostenibles y promoción de la democratización.

De acuerdo a estadísticas recopiladas, España tiene una comunidad de emigrantes nicaragüenses de 35.640 de ellos; 9.300 residen en Zaragoza. Solo en el 2018 más de 500 nicaragüenses solicitaron protección internacional.

De acuerdo a Rafael Estrada, presidente de Nicaraguans for Justice, Security and Prosperity, el trabajo que impulsan ha cruzado fronteras, en Costa Rica y Panamá han apoyado económicamente a más de 100 familias que se encuentran en un proceso de asilo político, en algunos casos la fundación a subvencionado con proyectos autosostenibles a familias que verdaderamente atraviesan necesidades.

A inicio del presente año escolar en Costa Rica 100 familias serán beneficiadas con uniformes para sus niños, y en Nicaragua 100 familias serán beneficiadas con útiles escolares para los menores.

La fundación brinda asesoría para cambiar la crisis humanitaria en Nicaragua abogando por el cambio por parte de las potencias internacionales y nicaragüenses.

“Con nuestro trabajo pretendemos obtener resultados de cambio, un futuro más brillante para Nicaragua. Si bien la situación parece sombría, hay una gran esperanza de que juntos podamos crear una Nicaragua donde reine la libertad y la paz”, expresó Rafael Estrada.

Luego de la crisis sociopolítica que se registró en abril de 2018 en Nicaragua, más 100 mil nicaragüenses que eran asediados y amenazados de muerte, fueron obligados a exiliarse a otros países de Centro América, Sur América, Estados Unidos y países europeos.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: