Mi querida Nicaragua, hasta cuando vas a abrir tus ojos

Autor: Rafael Estrada, presidente de la fundación Nicaraguans for Justice, Security and Prosperity

Nuestra patria está al borde de una catástrofe nunca antes visto, el virus Covid-19, un virus que ha causado tanta muerte a nivel global, sin preferencias o perjuicios ya está en Nicaragua.

Como ciudadanos de una nación, esperamos que el “gobierno” implemente protocolos de seguridad y prevención de acuerdo a las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud, O.M.S., o por lo menos medidas de sentido común, tal como lo han hecho casi 180 países al rededor del mundo.

Desafortunadamente, nuestro “gobierno” nos ha mentido y ocultado la verdad del nivel de contaminación en Nicaragua. La O.M.S. ha propuesto muchas recomendaciones, las cuales son fáciles de acatar, pero urgente, ya que pueden reducir la propagación del virus.

Sin embargo, como ya lo hemos visto en tantas ocasiones, el “gobierno” es incapaz de hacer lo correcto, es evidente que no está interesado en servir a su pueblo, su prioridad es servirse ellos mismos y mantener su poder a cualquier costo. A el gobierno el pueblo no le importa.

Una de las recomendaciones del O.M.S. es ejercer “Distanciamiento Social”, es necesario, ya que el virus posee altos índices de contaminación, pero el régimen de Ortega-Murillo ha forzado a su pueblo a conglomerarse en marchas absurdas que no tienen ningún propósito pragmático o social.  Marchas, que, en sus mentes, funcionan como testimonios propagandistas favoreciendo a su régimen totalitario.

Es inconcebible que el “Ministerio de Salud” esté enviando a personas de casa en casa para darles “instrucciones” a los ciudadanos.  Esto únicamente pone en riesgo a las familias. Esto es una solemne estupidez, que está más allá de negligencia, pero al borde de criminalidad.

Cuantos esfuerzos hizo el régimen para callar las voces de sus ciudadanos, para arrebatarle la vida a tantos jóvenes valientes que gritaron “Libertad”, que eficientes fueron en cometer crímenes de lesa humanidad. La máquina de Ortega-Murillo también fue muy eficiente cuando gozó hasta de helicópteros para protegerse del clamor del pueblo en el 2018.

Piensen que noble hubiera sido si toda esta infraestructura, que nosotros pagamos con nuestros impuestos, hubiese usado sus talentos para hacer bien y haberse preparado para esta crisis, cuando su deber como funcionario público debería de informar e implementar normas para protegernos, nunca lo va hacer, sus sesgos de poder y miedo al coronavirus lo ha obligado a esconderse secretamente, mientras la población toma sus propias medidas para salvar sus vidas.

Cuantas vidas, jóvenes y mayores, van a hacer arrebatadas nuevamente por las acciones de Ortega -Murillo, que insisten en manejar a nuestro pueblo, no como una nación de seres humanos, pero peor que perros.  Sobre cuantos cuerpos más están dispuesto a caminar por mantener el poder un poco más de tiempo.

La triste realidad es que es inevitable que van a haber muchas muertes por causa de la Covid-19, sin embargo, muchas de ellas serán por causa de la negligencia y egoísmo de Ortega-Murillo.

¿Cuántas tumbas más tendremos en nuestra Nicaragua, cuanto muertos más? ¿Por qué los sabios gobernantes no salen “ellos” a las calles, mercados y colegios y abrazan a su pueblo sudado y cansado de mentiras y represión? ¿Por qué ellos están escondidos es sus búnkers?; Por la triste razón, a ellos no les importa el pueblo, no les importa los viejitos y jóvenes que van a morir.  A ellos solamente les importa su bienestar, el bienestar de sus hijos y nietos, no los hijos del pueblo.

Si la estrategia del régimen es propagar grandes cantidades de muertos para que el enfoque del mundo en Nicaragua sea únicamente sobre la epidemia del Covid-19, y no sobre la represión, violaciones a los derechos humanos y crímenes de lesa humanidad, esa estrategia está condenada a fracasar.  ¿O tal vez piensen que el Fondo Monetario Internacional, (FMI) les va a entregar los US$470 millones que pidieron?  Esta negligencia servirá únicamente como otro testimonio de la peligrosidad de este régimen.

Es urgente que los nicaragüenses tomemos medidas de precaución inmediatamente para protegernos del virus.  Infórmense de fuentes serias y competentes, que medidas deben de tomar para evitar contagiarse del virus. Las personas de tercera edad son más vulnerables, sin embargo, todos estamos en riesgo de ser infectados y sufrir complicaciones.

A nivel mundial hay más de 400 mil contagiados, 14 mil 510 muertos en 180 países.

Nicaragua, cada vida es valiosa, no importa de qué ideología política.  Aquellos que sirven al régimen, ¡abran sus ojos!  No acaten ordenes negligentes de participar en marchas o cualquier agrupación, piensen en sus familias.  Piensen en el bienestar de sus hijos y no en el fanatismo que solo ha causado tanta muerte en nuestra patria. Me pregunto, ¿ahora a quien va a culpar el régimen por esta nueva desgracia? Que Dios nos bendiga y nos proteja a todos.

Abrí tus ojos Nicaragua.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: