Arrestan al jefe del jornalero nicaragüense que murió abandonado en Lorca tras sufrir un golpe de calor

La muerte del jornalero Eleazar Benjamín Blandón el sábado 1 de agosto en Lorca, produce una reacción inmediata de vergüenza.

En un país de la Unión Europea, en el año 2020, un trabajador es abandonado delante de un centro de salud por la camioneta que traslada y recoge a los jornaleros y muere a consecuencia de un golpe de calor cuyas fatales consecuencias podrían haberse evitado simplemente con las cautelas preventivas adecuadas para un trabajo que se desarrolla a pleno sol, a una temperatura de 44 grados, en jornadas extenuantes y mal pagadas.

Exiliados en España reciben apoyo económico por representantes de Fundación estadounidense

ASILADO EN ESPAÑA

Blandón era nicaragüense. Salió de su país para evitar las represalias de su Gobierno y solicitó asilo en España.

La demora en la tramitación le obligó a desempeñar trabajos clandestinos hasta que murió en Lorca víctima de un golpe de calor y de la conducta atroz de quienes prefirieron esperar “a que terminara la jornada laboral” para ahorrarse un viaje que le hubiera salvado la vida.

El relato remite a los tópicos de esa España negra que el conjunto de la sociedad daba por superados en los últimos cincuenta años.

Mas de 103 mil nicaragüenses han sido obligados por el régimen a abandonar el país

POLICÍA INVESTIGA LA MUERTE

La Guardia Civil ha detenido al jefe del jornalero nicaragüense de 50 años, migrante en situación irregular en España.

El arrestado es un ecuatoriano de 42 años que se enfrenta a una acusación como presunto autor de un delito contra los derechos de los trabajadores por estar al cargo de este temporero cuando trabajaba en una finca de la pedania de El Esparragal, en Puerto Lumbreras, localidad limítrofe con Lorca.

El 112 informó este sábado de que recibió desde urgencias del centro de salud Lorca-Sutullena, la petición de una ambulancia medicalizada con mejores medios para atender a un hombre en ropa de trabajo abandonado sin compañía y en muy mal estado sobre las 15:30 horas en esas instalaciones, donde luego quedó inconsciente y murió en manos de los sanitarios llegados en el vehículo especializado.

En la comarca donde se produjeron los hechos, entró en alerta naranja por temperaturas extremas de 12 a 21 horas, llegaron a alcanzarse hasta 44,4 grados centígrados en la pedania lorquina de Zarcilla de Ramos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: