“Sextorsión” chantaje sexual cometido a través de Internet

En los últimos tiempos se ha extendido de manera considerable una forma de chantaje sexual en la cual los cribercriminales cuentan con contenido privado de los usuarios (normalmente fotos o videos) y la víctima es coaccionada para tener relaciones sexuales con alguien, entregar más imágenes eróticas o pornográficas, dinero o alguna otra contrapartida, bajo la amenaza de difundir las imágenes originales si no accede a las exigencias del chantajista.

Este modo de proceder es lo que se conoce como “sextorsión”, un concepto procedente del término inglés “sextortion” y que se podría traducir como extorsión sexual.

VÍCTIMA DE SEXTORSIÓN

El modus operandi de las organizaciones criminales que se dedican a extorsionar es la siguiente: un usuario de redes sociales como Facebook recibe una solicitud de amistad de una mujer atractiva que sin ni siquiera tener amigos en común quiere establecer contacto.

En caso de aceptar la solicitud, esta abre un chat privado y la conversación empieza a subir de tono, intecambiando ambos fotos de contenido sexual y llegando a conectar la webcam para practicar “sexting”.

Es en este momento cuando se descubre que la persona que se encuentra al otro lado de la pantalla no es una atractiva mujer sino una organización criminal dispuesta a arruinarte la vida amenazando con publicar tus imágenes por todo Internet (foros, webs de citas, etc.) e incluso enviárselas a tus amigos, familiares y entorno laboral.

Ni siquiera es necesario que se haya enviado contenido sexual, ya que con un solo fotograma de la cara de la víctima los ciberdelincuentes ya tienen suficiente para generar su propio material en el que, con un sencillo montaje de vídeo o foto, se simule que la persona que aparece en actitud sexual en las imágenes es el chantajeado.

Un tercio de la población mundial en aislamiento por el coronavirus

QUIÉNES SUELEN COMETERLO

Ex-novios, enemigos personales, chantajistas y extorsionadores profesionales, así como pederastas, groomers y cappers. Según algunos especialistas existen algunos grupos de personas más proclives a ser víctimas de este tipo de chantajes.

Entre ellos están los adolescentes, por varias razones: Son más dados a producir y difundir imágenes autopornográficas (sexting) que les pueden poner en peligro; Son menos conscientes de los riesgos, valoran los peligros con dificultad.

En ocasiones no valoran adecuadamente su intimidad, sobre todo online; Pueden pecar más fácilmente de ingenuidad y exceso de confianza; Son objetivos apetecibles para abusadores sexuales; Tienen menos recursos y experiencia para defenderse de una intimidación.

Pueden sentir vergüenza o culpabilidad que les impida pedir ayuda; Acostumbrar a ser trasgresores y muestran con frecuencia cierto exhibicionismo online, que consideran un simple juego.

ORGANIZACIONES CRIMINALES

El objetivo de estas organizaciones criminales es conseguir que la persona chantajeada acceda a sus peticiones (normalmente dinero a través de alguna manera de pago que no deje rastro) movida por el miedo a ver su vida arruinada al extenderse estas imágenes por todo Internet.

Sin embargo, a pesar de que esto pueda ser difícil, la Policía recomienda no ceder a la presión y por tanto no pagar las cantidades exigidas, ya que, de lo contrario, ello podría suponer el inicio de otra pesadilla, pues en muchas ocasiones los grupos criminales, al ver que la persona cede ante la extorsión, van exigiendo cada vez más dinero, volviéndose la situación más insostenible.

Coronavirus y sexualidad masturbación se revaloriza en tiempos de cuarentena

CÓMO ACTUAR EN CASO DE CHANTAJE O SEXTORSIÓN

En caso de que usted se encuentre en estas circunstancias estaría siendo víctima de un delito de extorsión regulado en el artículo 243 del Código Penal, que dispone que “El que, con ánimo de lucro, obligare a otro, con violencia o intimidación, a realizar u omitir un acto o negocio jurídico en perjuicio de su patrimonio o del de un tercero, será castigado con la pena de prisión de 1 a 5 años, sin perjuicio de las que pudieran imponerse por los actos de violencia física realizados”.

Por tanto, las conclusiones a las que hemos de llegar es que en primer lugar hay que tener sentido común y sospechar cuando se nos presente alguna situación de estas características, pero en caso de llegar a ser víctima de estas organizaciones es aconsejable denunciar, pues se ha cometido un delito de extorsión ya se haya pagado la cantidad exigida o no.

EXPLICANDO LA EXTORSIÓN SEXUAL O SEXTORSIÓN

La extorsión sexual, o también conocida como “sextorsion” es una forma particular de acoso y explotación sexual. Generalmente se presenta por medio de aplicaciones de mensajería online; el extorsionador utiliza el chantaje para obtener de la víctima imágenes eróticas o impúdicas y en ciertos casos, para obtener relaciones sexuales.

Se basa en la amenaza de hacer pública información personal sobre la víctima si no accede a las órdenes y necesidades del chantajista, quien hace esto para obtener dinero, el control de la voluntad de la persona acosada, y la victimización sexual de la misma.

En esta mala práctica se utiliza la culpa, el poder y el conocimiento de secretos para obligar a que otros entreguen imágenes sexualmente explícitas o realizar actividades sexuales que la víctima bajo ninguna circunstancia desearí hacer.

A causa de la masificación de teléfonos inteligentes, conjunto al mal uso del internet, la sextorsion se ha vuelto un problema que aumenta en el mundo. Las tecnologías modernas han proporcionado diversas formas para incrementar este tipo de  acciones.

Puede que lo más resaltante de la extorsión sexual sea que en su mayoría las víctimas son adolescentes, ya que esta es una etapa donde comienzan a descubrir nuevas relaciones, y estos resultan la víctima perfecta, pues son emocionalmente frágiles ante situaciones como esta, y son propensos a ser humillados con facilidad.

Es incluso utilizada usualmente como una forma para obligar a personas LGTB a revelar su real orientación sexual. Todos los usuarios de internet son libres de compartir lo que quieran, esto no debería representar una amenaza que atente contra su integridad emocional, pero existen personas dispuestas a hacer daño con acciones como esta.

EL SEXTING Y SUS CONSECUENCIAS

El Sexting, o Sexteo  es el detonante principal de este grave delito. El término se refiere la publicación o envío de mensajes sexuales a través de teléfonos inteligentes o un computador, y es un comportamiento muy frecuente en internet.

Las imágenes o videos de contenido sensible que se comparten sexting suponen un peligro, porque el material puede ser multiplicado de forma muy fácil y amplia, de manera que la víctima pierde el control sobre el esparcimiento de dichos contenidos.

Los mensajes que enviamos son privados, pero pueden dejar de serlo en cualquier momento de forma inoportuna. Los canales de comunicación online permiten difundir contenido rápidamente, por ende es imposible tener control sobre ellos.

Esta es una práctica puramente voluntaria, y es por ello que se deben considerar los posibles efectos antes de enviar cualquier contenido similar; la imprudencia y la presión social provocan que adolescentes y personas de otras edades comentan el error de exhibirse de esta forma.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: