Oposición y activistas llaman a desobedecer “leyes mordaza” impuestas por el régimen de Nicaragua

Opositores y defensores de derechos humanos en Nicaragua llamaron a la “desobediencia” frente a dos propuestas de leyes promovidas por el gobernante Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), que denominaron “leyes mordaza”.

Los opositores compartieron mensajes públicos, piquetes exprés (protestas efímeras) y un “tuitazo” desde las redes sociales para llamar a los nicaragüenses a rebelarse contra las iniciativas de Ley Especial de Ciberdelito y la Ley de Regulación de Agentes Extranjeros, que según los diputados sandinistas, quienes forman mayoría en el Parlamento, serán aprobadas a mediados de octubre por orientación del dictador Daniel Ortega.

DICTADURA TOTALITARIA ORTEGA MURILLO

“Estamos frente a una dictadura y con las dictaduras lo que corresponde es retomar la resistencia ciudadana en unidad. Estas leyes realmente están atacando a cualquier nicaragüense que no piense igual que el régimen Ortega Murillo”, dijo a Efe el integrante del Consejo Político de la opositora Unidad Nacional Azul y Blanco Félix Maradiaga.

Resistencia cívica continua contra el régimen señalado de lesa humanidad

Las iniciativas legislativas son consideradas “leyes mordazas” porque una castigaría a toda persona o institución que emita por cualquier medio alguna información que el Gobierno considere negativa y otra obligaría a registrarse como “agente extranjero” al que reciba dinero o donaciones del exterior y atente contra la seguridad del Estado, quien además perderá su derecho a participar en políticas internas incluso siendo nicaragüense.

TODOS CONTRA LA CENSURA

“Hay que romper la censura, desconocer absolutamente ese intento draconiano de registrarse como agente extranjero. En Nicaragua el primer agente extranjero es Daniel Ortega y su familia, quien fue financiado por los soviéticos en los años de 1980, por (el líder libio Muamar el) Gadafi, ha sido financiado por Cuba y por Venezuela”, señaló Maradiaga.

De manera simultánea, un grupo de jóvenes de la también opositora Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia realizaron un piquete exprés en el estacionamiento de un edificio céntrico de Managua para demandar la restitución de los derechos humanos y las garantías constitucionales.

OPERACIÓN DE LA MUERTE O OPERACIÓN LIMPIEZA

La desobediencia cívica en contra el régimen de Nicaragua inició en abril de 2018, ha dejado al menos 328 muertos en 2018, según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. ONG locales cuentan hasta 684. Ortega admite solo 200 muertes y dice que se defendía de un intento de golpe de Estado, reprimió las manifestaciones con la Policía y paramilitares fuertemente armados, señalados de los crímenes en contra de opositores, centenares de lesionados e incluso personas que quedaron con secuelas permanente para toda su vida.

LEA PUBLICACIONES RECIENTES:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: