Espionaje estatal fue legalizado por Parlamento al servicio del régimen de Nicaragua

Las empresas privadas que ofrecen el servicio de telefonía e internet en Nicaragua, recibieron una orden del estatal Instituto de Telecomunicaciones para que almacenen por un año la información de los ciudadanos, como llamadas, mensajes y navegación por internet.

Algunos activistas muestran su inconformidad porque según la normativa, la información estará a disposición de la Policía Nacional y del Ministerio Público para que se investiguen ciberdelitos.

“Es una vil violación a los derechos humanos y a nuestra privacidad. Ellos tienen que entregar el dato del número de teléfono que te llamó y el número que recibió. Piden también megadatos, quieren saber qué estás haciendo, si navegando, con quién estás hablando, a quién le estás escribiendo”.

Para la organización Periodistas Independientes de Nicaragua, el reglamento de la Ley Especial de Ciberdelitos es un claro acto de espionaje.

“Pueden ingresar a tus correos, a tus redes sociales, pueden ingresar a tu teléfono y eso ya está legalizado”.

Con la entrada en vigencia de la Ley de Ciberdelitos, cualquier ciudadano que difunda información que el gobierno considere falsa podría purgar una pena de hasta 4 años de prisión.

LEYES DICTATORIALES DEL RÉGIMEN OPRESOR

Por su parte, Juan Sebastián Chamorro, director de la también opositora Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia, dijo en una publicación en redes sociales que «el primer inhibido debe ser el dictador Daniel Ortega». Según él, la causa número uno de la inhibición es «ser vendepatria», ya que según él con el proyecto del canal interoceánico Ortega regaló la soberanía nacional.

Chamorro también recordó que en la llamada Operación Limpieza, con la eliminación de las obstrucciones de calles durante las protestas de 2018, murieron más de 300 personas. La CIDH estimó que por la represión de las protestas que estallaron en abril de 2018 hubo al menos 328 muertos y tres desaparecidos. También estimó que hubo 130 encarcelados y 88.000 personas que se marcharon al exilio.

LEA TAMBIÉN:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: