Britney Spears ausente desde hace doce años del escenario

Si tuviéramos que ponerle banda sonora a finales de los 90s y la década siguiente sin dudas incluiría alguna que otra canción de Britney Spears. La montaña rusa profesional y emocional que la princesa del pop vivió ante los ojos del mundo la convirtió en un fenómeno de masas, pero también en la diana perfecta del sexismo, la misoginia y los tabloides. Y así lo demuestra un documental que está conmocionando a todo aquel que le dedique su tiempo. Es más, confieso que a mí me dejó con el corazón en un puño.

Framing Britney Spears analiza su historia cuando la cantante lleva doce años bajo el control financiero de su padre, aportando una perspectiva más humana y empática que la vendida por los tabloides. Y es arrollador. Básicamente, para comprender a Britney, solo había que cambiar la narrativa.

Si tuviéramos que ponerle banda sonora a finales de los 90s y la década siguiente sin dudas incluiría alguna que otra canción de Britney Spears. La montaña rusa profesional y emocional que la princesa del pop vivió ante los ojos del mundo la convirtió en un fenómeno de masas, pero también en la diana perfecta del sexismo, la misoginia y los tabloides. Y así lo demuestra un documental que está conmocionando a todo aquel que le dedique su tiempo. Es más, confieso que a mí me dejó con el corazón en un puño.

Fue sexualizada como estrella del pop siendo una adolescente y acarreó con el escrutinio público como ningún componente de las boy bands del momento tuvieron que hacerlo. La tacharon de infiel, mala madre y de haber perdido la cabeza mientras los fotógrafos la acosaban cada segundo y vendían sus imágenes cobrando hasta un millón de dólares si eran lo bastante penosas.

LEA TAMBIÉN:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: