Daniel Ortega se impone fraudulentamente como presidente de Nicaragua

En Nicaragua, los Centros de Votación han abierto este domingo, en unas elecciones amañadas y fraudulentas en las que el dictador Daniel Ortega, quien lleva 14 años en el poder, sin duda obtendrá un quinto mandato, cuarto consecutivo, y segundo con su esposa como vicepresidenta.

El control de Ortega sobre las instituciones del Estado es total. Sus principales adversarios en prisión, acusados de «traición a la patria». Todos los que resguardan y participan en las Juntas Receptoras de Votos (JRV) forman parte del partido gobernante Frente Sandinista de Liberación Nacional.

Ortega ha extendido la influencia de su familia. Su esposa Rosario Murillo es vicepresidenta desde 2017. Sus hijos son dueños o dirigen medios de comunicación oficialistas y algunos ocupan cargos públicos.

Son unas elecciones calificadas de «farsa» por Estados Unidos y la Unión Europea. No habrá sorpresas, pues, aunque hay seis candidatos, los más serios rivales de Ortega están en la cárcel.

El país centroamericano, en el que 4,4 ciudadanos pueden votar, debe elegir presidente, vicepresidente, 90 diputados nacionales y otros 20 ante el Parlamento.

El Gobierno de Daniel Ortega dictó leyes que imponen duras penas de cárcel a los acusados de «traición a la patria». Bajo esas leyes, unas 40 personas han sido detenidas desde junio, entre ellas siete aspirantes presidenciales, además activistas políticos, empresarios y periodistas. Más de 100.000 personas han salido al exilio desde 2018 y hay más de 150 detenidos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: