En el 2017 las generadoras de energía eléctrica térmica de Albanisa obtuvieron 74.4 millones de dólares de la facturación de energía y potencia, convirtiéndose en el generador con más ganancias ese año, revelan cifras del Instituto Nicaragüense de Energía (INE).

Solamente por el cargo de potencia fija instalada, Albanisa, conocida en el sector eléctrico como Alba Generación, recibe 14.03 dólares por kilovatio, lo cual significa, para una capacidad instalada de 200,000 kilovatios, un pago fijo mensual de 2.9 millones de dólares, que en el año equivalen a 35.4 millones de dólares, explica el economista Adolfo Acevedo.

“Albanisa tiene el parque generador más grande de Nicaragua, este generador tiene casi 280 megavatios, nadie tiene eso, prácticamente ellos tienen control de la generación”, explica el ingeniero eléctrico Fernando Bárcenas.El cargo de potencia fija es el monto que la distribuidora eléctrica traslada a los consumidores por tener a disponibilidad las generadoras térmicas para que entren al sistema en cuanto el Centro Nacional de Despacho de Carga lo requiera. “Eso significa que aunque estén apagadas, el costo de la potencia será parte de la factura de todos los usuarios”, señala Bárcenas.

Las cifras del INE arrojan que en los 15 años de duración de estos contratos, a Albanisa se le habrían pagado, por la potencia instalada, 530.5 millones de dólares.

“Dado que el monto de la inversión efectuada en estas plantas, según se dijo, ascendió a unos 232.4 millones de dólares, la inversión se habría recuperado en apenas los primeros 6.6 años de los 15 en que se harían estos pagos”, dijo Acevedo.

El análisis del economista indica que Albanisa representó el 36 por ciento de la potencia bajo contratos en 2017 y los pagos por la potencia instalada o facturación por potencia a esta empresa representaron el 28.1 por ciento del total de pagos por potencia instalada. “Otras empresas que reciben pagos fijos por potencia fueron Tipitapa Power, Censa, EEC, Geosa y Pensa, las cuales se habrían repartido entre sí el monto restante de pagos fijos”, señala Acevedo.

Recientemente a la matriz energética se incorporaron 140 megavatios de la empresa Albanisa, los cuales en primera instancia iban a cubrir la salida gradual de antiguas plantas generadoras estatales, algunas con más de cincuenta años de operación; sin embargo, ahora están cubriendo la demanda que no llenó la planta hidroeléctrica Tumarín.Actualmente Albanisa cubre el 25 por ciento del total de la capacidad instalada en Nicaragua y el 50 por ciento de la demanda energética del país, lo que la consolida como la principal generadora eléctrica del país.

Para Bárcenas, si en Nicaragua existieran procesos de licitación apegados a las normativas eléctricas vigentes, plantas como las de Alba Generación (ineficientes) nunca hubiesen entrado al sistema.

El año pasado un informe dio a conocer que Alba Generación tiene deudas millonarias con la Empresa Nicaragüense de Electricidad (Enel) y la Empresa Nacional de Transmisión Eléctrica (Enatrel). Estas deudas se generaron después de que estas empresas estatales asumieron los costos de instalación y operación de varias plantas eléctricas. Estas plantas fueron las Hugo Chávez y Che Guevara.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here