Los teléfonos móviles están repletos de sensores, algunos permiten calcular tu ubicación (GPS), otros son vitales para tomar fotos (cámara), hablar por teléfono (micrófono) o pagar a través del móvil (NFC).

Lo saben todo sobre ti: la velocidad a la que caminas, la manera en que inclinas el teléfono, dónde te encuentras, si hace frío o calor o cómo son tus huellas dactilares. A estos los especialistas los llaman “sensores silenciosos”, los que permiten rastrear información de manera encubierta.

Según un equipo de científicos de la Universidad de Newcastle, en Reino Unido, los hackers pueden valerse de ellos para averiguar tu código PIN o tu contraseña.

Si visitas la página web equivocada en el momento equivocado, sea cual sea el navegador (Safari, Chrome, Opera o Firefox), el atacante puede conseguir datos de los sensores y averiguar qué parte del aparato se activa y qué botones pulsas.

De acuerdo con los investigadores, los movimientos a la hora de usar el teléfono permiten descifrar el código PIN de cuatro dígitos con un 74% de precisión en el primer intento (y un 100% en el quinto). Todo ello, sin ni siquiera pedirte permiso.

Cada clic, pulsación e inclinación del teléfono puede revelar datos a los hackers, siempre y cuando hayas accedido a la página equivocada.

“Y lo que es peor, en algunos casos, a no ser que las cierres por completo, pueden incluso espiarte cuando tu teléfono está bloqueado”, dice Maryam Mehrnezhad, de la Facultad de Ciencias de Computación de la Universidad de Newcastle., en Reino Unido.

Mientras buscan soluciones, los expertos recomiendan desconfiar de las páginas sospechosas y, en la medida de los posible, no dar toda nuestra información. Pero, sobre todo, interesarnos por saber cómo funciona nuestro smartphone y estar al tanto de lo que los sensores “saben” sobre nosotros.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here