“¿Por qué tenemos toda esta gente de países de mierda viniendo aquí?”, dijo el presidente de EE.UU., Donald Trump, refiriéndose a los países africanos y a Haití, de acuerdo con personas que estuvieron en una reunión sobre inmigración en la Casa Blanca. Sin embargo, el mandatario negó este viernes haber usado ese lenguaje.

Dichas quejas del mandatario sobre los inmigrantes que llegan a su país han provocado la condena de todo el mundo. En su momento, Trump sugirió que, en su lugar, EE.UU. debería traer gente de países como Noruega, con cuya primera ministra se reunió este miércoles. La Casa Blanca no desmintió ni rectificó esa declaración.

No obstante, el presidente dijo este viernes en Twitter: “el lenguaje utilizado por mí en la reunión de DACA fue duro, pero este no era el lenguaje utilizado. Lo realmente duro fue la propuesta extravagante, ¡un gran revés para DACA!”.

Trump reconoció que de todos modos usó un “lenguaje duro”.

En Estados Unidos, los legisladores demócratas y republicanos criticaron los comentarios de Trump como “divisivos” e “inaceptables”, mientras que Haití, uno de los países nombrados explícitamente por Trump, convocó al principal diplomático estadounidense allí para discutir los comentarios del presidente.

El furor se produce cuando Haití se prepara para conmemorar ocho años desde que un terremoto de magnitud 7,0 que mató a cientos de miles de personas y desplazó a muchas más.

Como resultado del desastre, a los ciudadanos de Haití se les otorgó el TPS, otorgado a individuos de países donde condiciones tales como la guerra, desastres naturales o conflictos políticos impiden que los ciudadanos regresen sanos y salvos.

El gobierno de Trump anunció a fines del año pasado que pondría fin al TPS para Haití.

El gobierno de Trump anunció a fines del año pasado que pondría fin al TPS para Haití, una medida que podría afectar a decenas de miles de inmigrantes haitianos. El Departamento de Seguridad Nacional anunció este lunes que también pondría fin a las protecciones para más de 200.000 salvadoreños.

Por su parte, el canciller de El Salvador, Hugo Martínez, respondió a los comentarios de Trump al tuitear sobre las contribuciones salvadoreñas a Estados Unidos y dijo que “una buena parte de los que ayudaron a reconstruir Nueva Orleans después de Katrina eran salvadoreños. Me siento orgulloso de ser salvadoreño”.

Asimismo, el Consejo de Derechos Humanos de la ONU calificó este viernes los comentarios del mandatario norteamericano sobre Haití y África como “impactantes” y “vergonzosos, y dijo que “no hay otra palabra para usar sino “racista”.

En 2017, el presidente retiró el TPS para 5.300 nicaragüenses y unos 1.000 sudaneses, cuyo país vive todavía una situación de inestabilidad. Y está considerando hacer lo mismo con 86.000 hondureños. En el punto de mira de la Administración están miles de ciudadanos de Sudán del Sur, Yemen, Nepal, Somalia y Siria.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here