Hacer resaltar uno de los vestidos más bellos del mundo y atuendo típico femenino, como parte de la tradición de “la pollera”, es un negocio en auge en Panamá, que requiere de personal experto en peinado, maquillaje y joyería para arreglar a las mujeres que lo visten.

Este traje típico es el resultado de técnicas y orfebrería europeas y del lejano oriente, y prueba de la herencia española en la cultura de este país centroamericano. Desde hace 15 años se le rinde homenaje en el llamado Desfile de las Mil Polleras en la localidad de Las Tablas, ubicada en la provincia Bien Los Santos, y celebrado este sábado.

EFE/Alejandro Bolívar

Jessica Díaz de Ruíz, dueña de una empresa de alquiler de polleras, contó que el negocio ha sido rentable, y que permite tener ingresos en cada ocasión que se realiza un evento folclórico en el país, desde desfiles, carnavales, fiestas patronales, concursos, entre otros. Sin embargo, señala que conseguirlas es una tarea compleja.

El vestido de gala, compuesto por una fina camisa con encajes de preciosos diseños, dos enaguas y un elegante faldón elaborado, en el caso de las originales hechas a mano, puede oscilar entre 7.000 a 12.000 dólares. EFE/Alejandro Bolívar

El vestido femenino también se acompaña de lujosas prendas de oro, accesorios como la pajuela y las peinetas, que en con conjunto pueden llegar a costar hasta 15.000 dólares, y adicionalmente se le puede acompañar con paños o rebozos, abanicos, pañuelos y monederos.

Ana Lisa Hincapié, otra engalanada con la pollera en el desfile de este año, confesó que llevar este vestido es difícil por el peso y el cuidado que se debe tener para no estropearlo al bailar, pero sostiene que vale el esfuerzo porque rinde honor a un icono de la cultura, tradición, costumbre y a la mujer panameña.

El proceso de atavío puede tomar hasta tres horas cada mujer, incluyendo el peinado, maquillaje, colocar cada joya y ajustar las distintas piezas de la prenda folclórica.
EFE/Alejandro Bolívar

Por su parte el folclorista José Oreste Cano comentó que ahora los jóvenes se interesan más en confeccionar polleras, y hay cursos que permiten elaborar correctamente el vestido, un arte que se convierte en un sustento para vivir.

EFE/Alejandro Bolívar

El Desfile de las Mil Polleras se efectuó este sábado en Las Tablas y reunió a más de 15.000 damas ataviadas con el traje típico, que bailaron al ritmo de los tambores y el pregonar de las décimas.

ACAN-EFE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here